16 de septiembre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

La “Eurohoja”

Así, esta etiqueta garantizará que, como mínimo, un 95 por ciento de sus ingredientes se han elaborado de manera ecológica, además de otros aspectos como el cumplimiento de las normas fijadas en el plan de inspección oficial o el hecho de no contener organismos modificados genéticamente (OMG), entre otros.

Hasta ahora, adjuntar una etiqueta que señalara esta procedencia era una medida voluntaria, pero a partir de julio será obligatorio adjuntar este “logotipo verde”. Los consumidores podrán reconocer así mejor los productos ecológicos hechos en los Estados miembros sin necesidad de logotipos específicos de cada país.
Además, otro de los objetivos es evitar la confusión entre los consumidores ya que los productos que no se elaboren de acuerdo a las normas ecológicas ya no podrán utilizar cualquier término del tipo ecológico, bio, eco, etc., incluido el uso de estos apelativos en marcas registradas, o su aparición en el etiquetado o en la publicidad.

No obstante, junto a la etiqueta se podrán colocar otros distintivos de carácter privado, regional o nacional. Los productos deberán llevar el nombre del último operador que lo gestionó, ya sea el productor, el transformador o el vendedor, así como el nombre y el código del organismo de inspección. Además, la etiqueta deberá indicar el lugar en el que se produjeron las materias primas agrícolas ("UE", "no-UE" o el nombre del país, dentro o fuera de la UE, donde el producto o sus ingredientes se cultivaron).

Los productos ecológicos de terceros países no tendrán obligación de llevar esta etiqueta, pero su distribución en el mercado común europeo sólo estará permitida si se han elaborado y controlado en condiciones similares a las de la UE. En concreto, el nuevo etiquetado se aplicará a productos sin procesar, alimentos preparados, pienso para animales, y semillas y material de reproducción, quedando excluidos los productos para la caza y la pesca de animales salvajes. Asimismo, para obtener la etiqueta los productores deberán pasar por un periodo de adaptación de dos años como mínimo.
El mercado de los productos ecológicos crece a un ritmo anual de entre un 10 y un 15 por ciento, y la aportación de los alimentos ecológicos al total del mercado alimentario europeo se incrementó del 0,5 al 4 por ciento entre 1997 y 2006.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *