12 de agosto de 2020

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

España: Cómo conseguir comodidad y ergonomía en el puesto de trabajo y evitar los dolores musculares

Los empresarios y empleados pueden ponerse de acuerdo para favorecer la comodidad y la ergonomía en el trabajo, propiciando las condiciones adecuadas. Es una forma de evitar el coste del esfuerzo muscular repetitivo que son inherentes a muchas funciones, asegurando una mejora de la productividad, mediante la aplicación de una serie de medidas simples y rentables al área de trabajo.

Numerosas empresas ofrecen una amplia gama de soluciones que crean un espacio de trabajo más cómodo y ergonómico, reduciendo el riesgo de daños en zonas como los ojos, cuello, hombros, muñecas, espalda y piernas, lo cual repercute en nuestra salud.

El daño provocado por un esfuerzo muscular repetitivo (RSI – Repetitive Strain Injury) se está convirtiendo en una de las afecciones que mayor cantidad de bajas laborales provocan al año, acarreando una serie de gastos para la empresa, y por ende, para la economía nacional, difíciles de afrontar.

Fellowes Ibérica, empresa que se dedica a comercializar productos ergonómicos,  advierte sobre la gravedad del problema, y sobre las posibles causas y consecuencias de unas malas condiciones de trabajo, al tiempo que proporciona una serie de pautas a modo de prevención.

Obligación legal regulada por la Ley de Prevención de Riesgos Laborales

De hecho, los empresarios tienen una obligación legal, regulada por la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, de asegurar unas condiciones de trabajo totalmente seguras para sus empleados. Estos últimos también pueden colaborar activamente, corrigiendo todos aquellos aspectos que puedan dar lugar a un problema del esfuerzo muscular repetitivo.

Solo es necesario realizar unos pocos ajustes en el espacio de trabajo, tales como:

  • Usar posturas neutrales.
  • Ajustar el terminal de trabajo.
  • Mantener los distintos elementos al alcance.
  • Deshacerse del desorden.
  • Hacer paradas frecuentes.
  • Estirar los miembros ocasionalmente.
  • Aplicar la ergonomía.

Lesiones que afectan a músculos, tendones y nervios

El esfuerzo muscular repetitivo es un término muy amplio que hace referencia al grupo de lesiones que afectan a músculos, tendones y nervios, principalmente del cuello y las extremidades superiores, por lo que también son conocidos como desórdenes de los miembros superiores relacionados con el trabajo.

La razón de que reciban un tratamiento especial al resto de los desórdenes músculo-esqueléticos es su mayor frecuencia. No en vano, según un informe del Instituto Biomecánico de Valencia, de los trabajadores con problemas posturales, el 43% se queja de dolores en hombros y espalda, seguido por el 38% que sufre molestias en la vista.

Se pueden distinguir dos tipos diferentes de RSI: las afecciones específicas con un diagnóstico concreto, tales como tendinitis, síndrome del túnel carpiano, bursitis, codo de tenista, etc. y las lesiones de carácter difuso, que carecen de un diagnóstico claro pese a la existencia de algunos síntomas.

Tanto unas como otras lesiones, suponen un elevado coste para las organizaciones, que se traduce en horas de trabajo perdidas, aumento de los gastos del seguro médico, menor rendimiento e incluso la posibilidad de recibir demandas judiciales por parte de los trabajadores afectados.

Causas y medidas preventivas para evitar el esfuerzo muscular repetitivo

El esfuerzo muscular repetitivo no es exclusivo de un sector o actividad determinados, aunque los empleados que utilizan diariamente ordenadores en su puesto de trabajo son los más afectados.

Normalmente, el esfuerzo muscular repetitivo es resultado de una combinación de elementos, incluyendo el uso excesivo de las extremidades y las acciones repetitivas, la incomodidad provocada por la ausencia de elementos ergonómicos, el mantenimiento de una postura estática, disponer de poco tiempo para recuperarse, y, por supuesto, el estrés.

Lo más importante que se debe recordar es que el esfuerzo muscular repetitivo se puede prevenir y tratar. Para ello, y por la salud y seguridad de cada uno, es absolutamente necesario que los primeros signos de advertencia sean atendidos.

Conseguir un puesto de trabajo más cómodo y ergonómico

Respecto a la ergonomía, desde la OIT (Oficina Internacional del Trabajo) se ha llegado a afirmar que la prevención de estados de riesgo, tales como la fatiga ocular, las cefaleas y los trastornos músculo-esqueléticos, sólo es posible si el equipo, los lugares de trabajo y los métodos de producción se diseñan aplicando los principios de la ergonomía.

Por este motivo, se han lanzado al mercado una amplia gama de soluciones que ayudan a crear un espacio de trabajo más cómodo y ergonómico, reduciendo el riesgo de daños en las zonas que más sufren: ojos, cuello, hombros, muñecas, espalda y piernas. Entre ellos cabe destacar:

  • Reposamuñecas de gel y foam, que se ajustan a la muñeca y redistribuyen los puntos de presión dolorosos para conseguir un mayor apoyo y comodidad.
  • Reposapiés y respaldos, que proporcionan la comodidad necesaria durante las horas de trabajo.
  • Soportes para el monitor, que permiten elegir la posición de la pantalla para verla de forma más cómoda
  • Filtros y protectores de pantalla, para eliminar el brillo intenso que producen las luces y la claridad que entra por las ventanas.
  • Soportes para equipos, para que el espacio de trabajo se ajuste a las necesidades ergonómicas y amplían el mismo.
  • Atriles, que se ajustan a las preferencias de trabajo y tipos de monitor.
  • Otros accesorios de trabajo como bandejas portadocumentos, organizadores de sobremesa, etc., así como productos de limpieza.

Fuente: infosierrademadrid.es

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *