19 de agosto de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

El hombre urbano y el trabajo

Basta mirar como camina, sacando el pecho hacia adelante, con actitud mental positiva y de su cabeza van saliendo “los pensamientos” en forma de los inventos mas grandes del hombre, el ferrocarril, el auto, el barco, el avión y con ellos se conecta a la fábrica.

El concepto “paradigma” procede del griego y significa “ejemplo” o “modelo” a seguir, se lo utiliza como modelo o patrón en cualquier disciplina o contexto científico. En este caso la escultura mencionada es para quien esto escribe, la personificación de quien trabaja con salud.

Y trabajar con salud, como bien se puede entender es trabajar sin presión, sin riesgos, sin estrés y a gusto con su trabajo, haciendo por supuesto la prevención correspondiente.

Esto es un ideal que no siempre se corresponde con la realidad, pero es el objetivo a seguir. Objetivo que se debe tender a cumplir, no sólo porque es lo que corresponde, si no también porque en nuestra Ley de Riesgos del Trabajo están bien especificados, y todos debemos cumplirla.

Existe por supuesto el carácter integral del concepto salud, entendido como un bienestar en todos los planos de la vida de los sujetos y el carácter a la vez positivo y riesgoso que tiene el trabajo para la salud, entendido como actividad que permite la vida social y el desarrollo de los individuos en el cual no es ético que se ponga en riesgo la salud, como bien preconiza la OIT, en sus numerosos documentos al respecto.

Es lamentable que en estos dias se esté precisamente reformando la Ley de Riesgos del Trabajo, y nada se diga o se haga por la prevención de riesgos del trabajo. Lamentablemente estamos perdiendo otra nueva oportunidad, ya que se pretende bajar la litigiosidad aumentando las compensaciones dinerarias sin darse cuenta de algo tan sencillo: Si hay mucha litigiosidad es porque hay muchos accidentes, y si hay muchos accidentes es porque no hay prevención. Así de simple, es como si quisieramos curar una enfermedad terminal dándole solo paliativos sin ir a la raiz del problema.

Otra vez mas nos hacen el cuentito de la aspirina.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *