29 de octubre de 2020

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

39.Gestion del estrés: “Preocupado ¿Dijistes?”

 

-Bueno”¦ no s锦 pero esta semana estoy preocupado”¦

-Ese es un problema muy común que nos suela aquejar a todos. Uno a veces anda preocupado, estresado, cansado y no sabe el porqué. Es como si permanentemente estamos buscándonos de que preocuparnos, y nos hacemos daño a la salud con eso.

 

-Quieres decir, que si me preocupo ¿estoy dañándome la salud”¦?

-Por supuesto. La preocupación estresa al individuo y es posiblemente la mayor pérdida de energía a la que se somete el hombre civilizado. La preocupación trastorna tu cuerpo y tu mente, disminuye el flujo de jugos gástricos hacia el estómago, contrae el intestino y quita el apetito. Por eso cuando estés estresado o preocupado en demasía, es preferible no comer en ese momento, porque no se hace una buena digestión. El flujo de saliva disminuye y la boca se seca, lo que actúa agravando la situación.

No nos damos cuenta que la preocupación tensa los músculos y nos pone nerviosos, impide pensar con claridad y favorece el fracaso de lo que estamos haciendo. Destruimos nuestro aspecto jovial y nos envejece prematuramente. Llevamos el ceño fruncido cuando nos preocupamos y nos cae mal la comida, tenemos acidez por eso, lo que hace que nos preocupemos mas aún, aumentando la sintomatología.

Si estás preocupado por algo y quieres dejar de pensar en ello, es mejor que te “sumerjas” a fondo en una tarea positiva y creativa, algo que realmente te guste y verás como poco a poco van desapareciendo las preocupaciones.

 

-La verdad que parece fácil, voy a intentarlo”¦

-Otra forma de no “preocuparse tanto”, es precisamente la de “ocuparse mas”, es decir fijándote prioridades. Hacé una lista de las tareas que debes realizar hoy y a medida que las vas realizando, las vas tachando de la “lista de papel” y de la “lista mental” de tus preocupaciones. Es como ir diciendo: “Listo, esto yá estᔦ” ¿Entiendes?.

Reservá por lo menos media hora por día, para hacer lo que mas te gusta, lo que mas te inspire. No estarás perdiendo el tiempo, al contrario lo estás ganando en una actividad que realmente te motive. Habrás visto que cuando haces algo que te gusta, no te cansa. Ponete metas a corto plazo y establecé prioridades y te alejarás de las preocupaciones”¦

 

-Bueno, te entiendo. No debo preocuparme, ¿Pero cómo hago”¦?

-Mirá, lo primero que debes hacer preguntarte a ti mismo y a su vez contestarte sinceramente, lo siguiente: ¿Cambiará algo de la situación como resultado de mi preocupación?, ¿Qué es lo peor que podría ocurrir?, ¿Qué probabilidades hay de que suceda?. Tratá de recordar de que te preocupabas ayer y ¿Qué pasó después?. Y, ¿La semana pasada? Y ¿un mes atrás?.

Si lo haces en forma sincera contigo mismo, verás que la mayoría de las cosas que te angustiaron anteriormente jamás ocurrieron. Contéstate en tu propio yo interior y verás que ridículas son las preocupaciones. Llena tu vida de esperanzas, de fe, de optimismo y realizá tareas creativas en lugar de preocuparte tanto”¦

 

-Voy a tratar de hacerlo, a ver que resultado tengo.

-Mirá, vos elegís, te sigues preocupando siempre de algo y esa preocupación te puede llevar a afectar a nivel circulatorio con problemas tales como tensión arterial alta, con serios problemas cardiovasculares o mas graves como un ACV. También puede afectarte a nivel digestivo en forma de gastritis, colitis, úlceras entre otras cosas o tratas por todos los medios de mantenerte alejado de los problemas. La clave está en ti mismo en controlar el comportamiento de tus pensamientos que atraen los problemas y las preocupaciones.

Esa es tu tarea, puedes pasarte el día preocupado por cosas que jamás sucederán, o puedes pasarlo bien haciendo todas esas cosas importantes que la vida te ofrece y que tanto te gustan y que te causan placer.

 

-Eso es como decir “Si el problema tiene solución, ¿Para qué preocuparse? Y si el problema NO tiene solución ¿Para qué preocuparse”¦?

-Exactamente. Eso es muy cierto, comenzá a usarlo”¦

 

-Tenés razón, me voy. Recién estaba “preocupado” porque creía que llegaría tarde, pero me doy cuenta que aunque llegue un poquito después, no cambiará nada. No me preocupo mas, Chau… y gracias.

“¦”¦”¦”¦”¦”¦”¦”¦”¦”¦”¦”¦”¦”¦”¦”¦..

Estas “charlas” cotidianas sobre el estrés, se realizan todas teniendo en cuenta el libro “EL ABC DEL ESTRÁ‰S LABORAL”, del Dr. Hugo Francisco Rostagno

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *